domingo, 29 de abril de 2007

ROSTROPOVICH

El lángido gemido
del huérfano cello
al cielo clama
recibiendo eco.
Eco de la caricia
de un arco viejo,
del viejo Este.
Orfandad de la música,
notas enlutadas
recibiéndo pésames tardíos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comente si quiere que se publicará si me place.

LAS PALABRAS QUE NO EMIGRAN.

En la rendija está la huída y en la bisagra lo posible mientras el viento amarillo barre las aceras negras. En tu mirada de almíbar ...