domingo, 5 de julio de 2015

En precario.

Podría morir ahora,
sin inmutarme,
como todos,
al fin y al cabo.
Podría llegar el incidente
no buscado,
o quizá sí,
pero no es hora
de reproche.
Podría cesar
en este empleo,
ser despedido,
que los azares
y los avatares
me rescindieran contrato
que quizá no cumplí.
O sí,
yo que sé.
Siempre estamos
en precario.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comente si quiere que se publicará si me place.

LAS PALABRAS QUE NO EMIGRAN.

En la rendija está la huída y en la bisagra lo posible mientras el viento amarillo barre las aceras negras. En tu mirada de almíbar ...