viernes, 17 de julio de 2015

Oferta.

Tengo la noche blanca
para tus mañanas sin luna
y un viento cálido
para tu nuca huérfana.
Tengo piel eléctrica
y dedos voladores,
tibieza de saliva
y sangre comprimida.
Tengo dolores tiernos
y placeres de toque amargo.
Tengo todo,
que es poco,
mas colmar
y calmar,
yo bien pudiera.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comente si quiere que se publicará si me place.

LAS PALABRAS QUE NO EMIGRAN.

En la rendija está la huída y en la bisagra lo posible mientras el viento amarillo barre las aceras negras. En tu mirada de almíbar ...