jueves, 5 de noviembre de 2009

AVISPAS



Avisperos
en racimo,
hendidos en el pecho.
No,
no es llevadero,
quizá asumible
como se asume la caída
al escape del escalón.
Creyendo
que no era yá
tiempo de insectos,
mas,
al menos,
la mariposa alegra
algunas horas robadas
al reloj de hielo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comente si quiere que se publicará si me place.

DONDE DUERMEN LOS ILUSOS.

Irrumpiste en mi sueño neutro como golondrina extraviada, a golpe de ala y trino persiguiendo arrullo. Y la memoria hirvió amarga a b...