jueves, 19 de noviembre de 2009

Ya están recolectadas
todas las lunas,
hubo cosecha
pero el satélite
es perecedero,
no admite congelación.
Lobos
de huérfano aullido
vagan perdidos
entre tinieblas crudas.
Los mares,
abortadas las mareas,
bracean olas tristes
de brisa pobre.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comente si quiere que se publicará si me place.

Ese dios que nunca hubo.

Ese dios que nunca hubo, que nos hizo cobardes a la par que soberbios. Cobardes para necesitarlo y demasiado soberbios como para no ac...