sábado, 7 de septiembre de 2013

DE GUERRAS Y REPOSOS

Si el reposo llega
entre muslos de almíbar,
aladas manos patrullando la espalda
como espumas de ola
al avance voraz
del ímpetu invasivo,
bueno es batallar
para tornar tras la tregua
a los lagos efervescentes.
Si el reposo viene
con piel viva,
a roce denso,
a miel de boca,
a sal de aliento,
bueno será luchar
para abreviar armisticio
y desvelar la paz
entre sábanas de viento.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comente si quiere que se publicará si me place.

ME VIERON.

Me vieron en el funeral de un punto muerto y yo disimulando. Soplé velas numeradas, sin presión desde una boca inhábil, celebrando u...