sábado, 21 de septiembre de 2013

MIENTRAS

Mientras tus acuíferos salvajes
rieguen mis ángulos,
tendrás mi hiedra atenazada
y seré leñoso en tus fronteras,
gentil en clorofilas,
y alfombraremos el mundo
de hojas doradas,
partituras de los trinos,
aullidos de lunas derramadas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comente si quiere que se publicará si me place.

Ese dios que nunca hubo.

Ese dios que nunca hubo, que nos hizo cobardes a la par que soberbios. Cobardes para necesitarlo y demasiado soberbios como para no ac...