sábado, 28 de septiembre de 2013

Sombras, dudas y verdades tajantes.

Desde las sombras de la duda
se cultivan las murallas de espino.
La flor es cardo
y la canción bramido.
Reproche atesorado,
conservado en alacena,
el argumento itinerante.
Amarga el fruto
tanto sol de estío.
Las lunas mutantes asisten
al episodio reincidente.
Cuánto mejor es lo propio
como opuesto a lo ajeno,
es la balanza trucada
de este mercado de afectos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comente si quiere que se publicará si me place.

NO DEJÉIS.

Tras la celosía de un confesionario oscuro se camufla el mal engullendo pecados. En los altares, carne y sangre en ofrenda y sermón ...