lunes, 10 de abril de 2017

ECCE HOMO.

He aquí el hombre,
por hombres doctos mutilado,
de sus delirios silenciado,
más de segura muerte sustraído.

He aquí lo que resta,
nadie me envía
a vuestro juicio,
la condescendencia piadosa
o la sonrisa que provocan
mis gestos minusválidos,
podéis guardarlas donde la vergüenza.

He aquí lo que soy
y que por poco no era,
restaurado en precario
y aminorado mas,
en verdad os digo
que viviré lo que reste
a día contado.

Aquí estoy,
vivo,
no resurrecto,
hijo del hombre,
de ningún dios deudo. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comente si quiere que se publicará si me place.

NO DEJÉIS.

Tras la celosía de un confesionario oscuro se camufla el mal engullendo pecados. En los altares, carne y sangre en ofrenda y sermón ...