domingo, 30 de abril de 2017

ESTA MAÑANA QUE NO LLEGA.

Hoy la mañana se retrasa,
impúdica de sábado
y la noche, a desgana,
prolonga el turno.

Tardaré, pues,
en dominicarme,
este morir de abril,
y en los versos velo
vigilia de andante.

Y escalo por imágenes
de tu risa nerviosa,
tus caricias preventivas
y tu presencia de candor vivo.

No esbozo recuerdos
sino pinto futuros,
en mi caso nada ciertos
pero coloreados de voluntades.

Esta mañana que no llega,
impuntual e indolente,
me trae tu olor
de brasa viva
y tu tacto de fruta. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comente si quiere que se publicará si me place.

NO DEJÉIS.

Tras la celosía de un confesionario oscuro se camufla el mal engullendo pecados. En los altares, carne y sangre en ofrenda y sermón ...