domingo, 16 de abril de 2017

SIN ESCUDERO.

Abordo veleros feroces
desde esta cama viajera
y navego tiempos
y espacios moldeados
a sonata pregrabada.

Qué mejor nave
que este planeta convulso
que veloz viaja
al ritmo de la expansión.

A veces me apeo
del vagón forjado
en el delirio
y veo lágrimas
de gente que despide
a pacientes extintos.

Triste es la pérdida,
lo breve y lo leve.

Vuelvo a los arpegios
y levito hacia Corinto,
Bagdad, Ítaca,
y asalto Troya
sin caballo de madera,
en mi rocín maltrecho
con querencia de molino.

Sin escudero
que me modere,
andanzas vivo
y entuertos desfago,
en tanto no me llamen
para la cura. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comente si quiere que se publicará si me place.

TAN FUERTE.

Soy tan fuerte, tan entero me encuentro que no me asusta la muerte que me ronda. Tan fuerte estoy que no me horroriza respirar por e...