domingo, 9 de abril de 2017

DESDE EL CERRO.

Desde el cerro os veo,
mínimos y errantes.

Desde mi silencio os oigo,
estridentes y ofensivos.

Desde mi conciencia os sé,
presentes y en tránsito.

Aquí me tengo,
menoscabado,
cruentamente herido,
cabalgando la vida
hacia vuestras praderas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comente si quiere que se publicará si me place.

NO DEJÉIS.

Tras la celosía de un confesionario oscuro se camufla el mal engullendo pecados. En los altares, carne y sangre en ofrenda y sermón ...