lunes, 3 de abril de 2017

TARAREANDO.

Vociferaba y desafinaba
canciones de amor robado, 
ahora despierto 
y tarareo en mi mente 
lo que no proyecta la ausencia. 

Decía verdades 
a voz seca, 
cuál cornetín de sentencia. 
Ahora escribo dudas, 
en fuente mediana 
sin estridencias.

Y aquí instalado parezco,
en la galería de los degollados,
a la espera de cicatrices
que perezosas se muestran.

Mas vivo soy
y coleando,
y canto en silencio
himnos ateos
a la ciencia del bisturí
y las partículas radiadas. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comente si quiere que se publicará si me place.

MINOTAURO CIEGO.

Recolectando monedas sueltas de tiempos muertos, mientras  buscaba lágrimas viudas en cualquier cementerio, cayeron como llamada todos...