domingo, 23 de abril de 2017

SINOPSIS.

Tras padecer infancia 
donde el miedo sonaba 
a cerradura intempestiva, 
refugiándome en islas 
de tesoros inciertos 
a letra impresa, 
mis labios torpes 
supieron del beso. 

La voluta de algún humo prohibido
rizó mi ánimo en los años tempranos. 

A fuerza de luces, 
me desnudé de mitos y pánicos sagrados 
y nadé en arroyos de piel prójima, 
buscando almas,  
hastá que desvelé la estafa 
de la pasión primate. 

Sé a qué huele 
el aliento de la muerte, 
que no es más 
que el deshilachado cabo 
del cordón trenzado. 

Casi nunca gana el bueno 
y el placer no es culpable. 

No hay justicia 
que por poética se defina 
y quien bien te quiere 
rara vez te hará llorar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comente si quiere que se publicará si me place.

MINOTAURO CIEGO.

Recolectando monedas sueltas de tiempos muertos, mientras  buscaba lágrimas viudas en cualquier cementerio, cayeron como llamada todos...