sábado, 29 de abril de 2017

EL ALMANAQUE Y YO.

El almanaque y yo nos obviamos, 
prescindibles ambos, 
transitando senderos antípodas. 

Hace poco moría, 
sin ir más lejos;
pues poco lejos va el finado; 
mas aquí soy, 
mermado pero dilatando páginas 
de un diario incierto. 

Algo cautivo, 
sí, 
pero a salvo 
dos hojas de calendario, 
cuando menos. 

El tiempo pliego 
junto a los pañuelos 
para acortar monotonías 
y lo expando al viento 
cuando de vivir se trata.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comente si quiere que se publicará si me place.

NO DEJÉIS.

Tras la celosía de un confesionario oscuro se camufla el mal engullendo pecados. En los altares, carne y sangre en ofrenda y sermón ...