sábado, 15 de abril de 2017

TERNURA EN APÓSITO.

Flores blancas de voz risueña
revolotean la mañana,
aromatizando los humores
enfermos de tiempo.

Ángeles de a pie
con magia de ternura
en apósito.

Danza y aleteo
de mariposas sonoras
en el pasillo de los silencios,
recomponiendo lo inmediato
con aliento no obligado.

Sin saberlo sois
capítulo en mi biografía.


Un poco de música.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comente si quiere que se publicará si me place.

BATRACIO.

Uno va a aprender  a recuperar palabra,  aunque sea más croar  de batracio en charca,  que no príncipe encantado  y no habrá beso ...