viernes, 28 de abril de 2017

NOCTURNO.

Oviedo nocturno
en la ventana insomne
del degollado no muerto.

La ciudad parece maqueta
en vitrina expositora
y el degollado se asume expuesto
a las miradas furtivas,
a la atracción del mal ajeno,
atracción en la parada
de los monstruos.

Oviedo nocturno
invade la estancia
del silencio y observa,
inquisidor y vetusto,
el sueño volátil
del degollado no muerto,
cual si fuera reliquia
o sábana tiznada. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comente si quiere que se publicará si me place.

NO DEJÉIS.

Tras la celosía de un confesionario oscuro se camufla el mal engullendo pecados. En los altares, carne y sangre en ofrenda y sermón ...