jueves, 25 de mayo de 2017

ASUNCIÓN.



Asumo ya el cautiverio,
parece que me conformo,
con síndrome de Estocolmo
del tiempo y su ministerio.
Ya no me enfrento al misterio
del día en que yo me vaya,
sabiendo que salto valla
el día menos pensado,
de la muerte ya curado
aún portando alguna falla.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comente si quiere que se publicará si me place.

A FRANQUEAR EN DESTINO.

Entre las camisas ahorcadas, huecas de mí, hay aún sitio para otro hábito que monje nuevo haga para cualquier próximo rito. Porque me...