miércoles, 3 de mayo de 2017

CRUCERO.


Pasajero accidental, 
o quizá no tanto, 
de este buque a la esperanza, 
recorro las cubiertas 
sintiéndome polizón 
entre viajeros terminales. 

Moribundo embarqué, 
con rumbo incierto, 
y ahora veo tierra 
que oferta amarre, 
buen puerto parece 
para un bucanero 
venido a menos. 

Navío de hormigón, 
cristal y acero, 
con bandera de lo humano, 
tripulado por gentes 
reclutadas en la ciencia 
de navegar eludiendo muerte.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comente si quiere que se publicará si me place.

ESTA PATRIA.

Esta patria de lo mío,  en la que las banderas no ondean  ni suenan himnos en fanfarria,  a veces duele de gente náufraga,  de gente mediter...