domingo, 21 de mayo de 2017

SILENCIO EN LA SALA.


Piden silencio, 
dije tanto
que quizá callar 
sea oportuno. 

El silencio es hueco, 
vaciado en seco 
de alguna pretensión. 

Silencio en la sala 
de la rutina, 
la visita enésima 
a desazón dispuesta. 

El silencio otorga, 
dice quien te apuñala 
y en la daga te complace 
por declinar la voz 
y el aullido. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comente si quiere que se publicará si me place.

A FRANQUEAR EN DESTINO.

Entre las camisas ahorcadas, huecas de mí, hay aún sitio para otro hábito que monje nuevo haga para cualquier próximo rito. Porque me...