miércoles, 31 de mayo de 2017

AGONÍA DE UNA MARIPOSA.



Se me está muriendo
una mariposa helada,
asfixiada en el polvo
que retienen los muebles viejos.

Las palabras lanzadas
a esputo libre
matan mariposas
a cada poco,
ahogándolas a polvo hablado.

No colecciono
mariposas muertas,
atesoro vuelo
y colorido
en la retina
donde mezclo notas
para musicar poema.

Se me está muriendo
una mariposa huérfana
y yo dejo en sus alas,
cual tributo,
lágrimas de agonía
y beso espirado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comente si quiere que se publicará si me place.

NO DEJÉIS.

Tras la celosía de un confesionario oscuro se camufla el mal engullendo pecados. En los altares, carne y sangre en ofrenda y sermón ...