miércoles, 31 de mayo de 2017

AGONÍA DE UNA MARIPOSA.



Se me está muriendo
una mariposa helada,
asfixiada en el polvo
que retienen los muebles viejos.

Las palabras lanzadas
a esputo libre
matan mariposas
a cada poco,
ahogándolas a polvo hablado.

No colecciono
mariposas muertas,
atesoro vuelo
y colorido
en la retina
donde mezclo notas
para musicar poema.

Se me está muriendo
una mariposa huérfana
y yo dejo en sus alas,
cual tributo,
lágrimas de agonía
y beso espirado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comente si quiere que se publicará si me place.

ME VIERON.

Me vieron en el funeral de un punto muerto y yo disimulando. Soplé velas numeradas, sin presión desde una boca inhábil, celebrando u...