domingo, 14 de mayo de 2017

EN AUTOBÚS CASTELLANO.

Un autobús castellano
me trae a Mamá con premura
a abrazar la encarnadura
maltrecha de este villano
y comprobar de su mano
que vivo en este esqueleto,
sanándome aunque incompleto,
delgado pero lustroso,
con ánimo victorioso
para superar el reto.

Pues para sustos no gana
la "Leona de San Roque",
el que a mí ahora me toque,
antes le tocó a una hermana.

Nos entró el mal por ventana
y a navaja lo echaremos,
de la muerte nos reiremos
pues "La Carmen" nos parió
si un rayo no nos partió,
un cangrejo podrá menos.




No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comente si quiere que se publicará si me place.

LAS PALABRAS QUE NO EMIGRAN.

En la rendija está la huída y en la bisagra lo posible mientras el viento amarillo barre las aceras negras. En tu mirada de almíbar ...