martes, 2 de mayo de 2017

DOS DE MAYO.

La luz neonata
de un dos de mayo
invade la 816
sin ánimo imperialista.

Se dibujan esperanzas
en azul frío,
como en boceto,
sin perfilar,
sólo en perspectiva.

Despertar es un regalo
en la patria del degüello
y habrá que musicar las horas
en tanto llegan veredictos.

Vivan y celebren
este giro del planeta.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comente si quiere que se publicará si me place.

VIVIR AL CABO.

Disipadas las pirotecnias en la agonía del espumillón vuelve el frío del día común de otro año incierto. En los propósitos uno sólo, ...