viernes, 12 de mayo de 2017

DOS DÉCIMAS.

Se diluye otra semana
sumada de cautiverio.
No quiero perder criterio
ni sumirme en la desgana.
Saludar cada mañana
que llega a los ventanales,
olvidar estos cristales
que forman recia frontera,
hacer del mundo montera
con el tiempo y sus retales.

Ya sabrán estos señores
y señoras de la ciencia
cuando hay que darme licencia
para bañarme en colores
de nubes, gentes y flores,
de vida sin analgesia,
amores sin anestesia,
amigos de buena chanza
por quien romper una lanza
sin permiso de la Iglesia. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comente si quiere que se publicará si me place.

ESTA PATRIA.

Esta patria de lo mío,  en la que las banderas no ondean  ni suenan himnos en fanfarria,  a veces duele de gente náufraga,  de gente mediter...