martes, 2 de mayo de 2017

NUBES Y VENTANALES.


Desovillo las nubes que cazo al vuelo,
al paso por los ventanales,
y tejo una camisa blanca de agua fresca
para estrenarla el día
de mi vuelta a las calles,
a la gente,
a las voces oídas,
a los gorriones conocidos.

En el armario guardo
sonrisas de aire
y manos terapéuticas,
que llevaré conmigo
si en la mochila caben.

Mientras tanto sigo
disolviendo versos
en jarabe de esperanza,
poemas sin receta
para cualquiera prescritos.




No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comente si quiere que se publicará si me place.

ME VIERON.

Me vieron en el funeral de un punto muerto y yo disimulando. Soplé velas numeradas, sin presión desde una boca inhábil, celebrando u...