viernes, 5 de mayo de 2017

DESORDENADO.

Nunca fui muy ordenado,
experto en extravíos,
no hace mucho perdí la voz.

Creo que la dejé donde el tabaco,
pero éste tampoco lo encuentro,
quizá porque no lo busco.

Lo que sí encontré
fue una vida,
la única que me quedaba,
me la colgué del cuello,
no vaya a ser. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comente si quiere que se publicará si me place.

VIVIR AL CABO.

Disipadas las pirotecnias en la agonía del espumillón vuelve el frío del día común de otro año incierto. En los propósitos uno sólo, ...